Inicio

Objetivo conseguido

  • Imprimir

Este sábado Coyotes se jugaba toda la temporada a un solo partido. Como ya dijimos en la previa, se enfrentaba por tercera vez a Cantabria Bisons en la presente temporada.

Según se iba acercando la hora del partido, se notaba que no era un partido cualquiera. Un gran número de aficionados de Bisons se acercaron hasta Santurtzi para ver la final, dándole colorido a las gradas. Por parte de Coyotes también la afición era muy numerosa, aparte de numerosos ex jugadores y transeúntes que se acercaron al ver el revuelo, creando un espectáculo digno de ver únicamente en las gradas. El clima no acompañó para que se acercara el público, ya que en las horas anteriores al partido estuvo lloviendo. Afortunadamente, cuando empezó el partido ya no volvió a caer una gota.

Comenzó el procedimiento habitual del partido y se celebró el lanzamiento de la moneda para determinar quién comenzaba atacando. Bisons acertó de qué lado iba a caer y eligieron atacar.

El protagonismo al principio del partido iba a tenerlo Coyotes por su defensa, ya que comenzó muy enchufada, sobre todo sus hombres pesados. Forzaron un rápido 3 y fuera, dando la oportunidad al ataque a meter puntos en el marcador. El ataque ésta vez también empezó fortísimo y consiguió el objetivo de anotar en el primer drive. Después de un gran drive de todo el ataque, fue culminado por un muy buen pase de Adrián Meléndez al receptor Jon Martínez, cogiendo el balón justo en una esquina de la end zone. El propio Adrián Meléndez transformó la conversión de un punto con una carrera interior. 7-0.

La defensa santurtziarra seguía haciendo un trabajo excelente y paraba en seco todas las acometidas de los cántabros. Bisons lograba avanzar en jugadas aisladas, aunque eso sí, en esas jugadas avanzaban un gran número de yardas. En la end zone la historia era otra, la defensa naranja se convertía en un muro indestructible.

La otra batalla era parecida, pero con matices. El ataque de Coyotes llevaba el timón del partido, pero entre errores de ejecución y la ingente cantidad de faltas que eran señaladas en contra, era una tarea imposible tener una serie ofensiva mínimamente constante.

De ésta manera, la siguiente anotación se hizo esperar hasta el final del segundo cuarto, cuando Peio Martín anotó un touchdown de recepción a pase de Adrián Meléndez, que sin la conversión extra dejó el marcador en 13-0. La alegría duraría poco y antes del descanso Bisons conseguiría anotar mediante una carrera después de una intercepción retornada hasta la yarda 5, que sin la conversión dejó el marcador en 13-6 al medio tiempo.

En la segunda parte no vimos ningún cambio del tipo que se suelen dar en éste tipo de partidos, ya que hay ocasiones que cambia completamente lo visto antes y después del descanso, y más aún en finales. Coyotes seguía con el timón del partido, y Bisons en jugadas aisladas conseguía sacar petróleo, acumulando big plays en los momentos más inesperados. Las acometidas fueron muy fuertes por parte de los cántabros, incluso en una consiguieron llegar dentro de la yarda 5, pero los locales consiguieron forzar un milagroso fumble para neutralizar el ataque. Las decisiones arbitrales seguían siendo más que dudosas y esto siguió poniéndole emoción a una final que fue de auténtico infarto.

Al final del tercer cuarto Bisons volvió a recortar mediante una carrera de poder con su corredor #13 y sin el punto extra se volvieron a poner a un solo punto, 13-12.

Ya en el último acto y nada más empezar, Coyotes volvió a carburar y Adrián Meléndez volvió a entrar en la end zone con una carrera exterior para poner el marcador en 19-12. Parecía una distancia suficiente, y como en todo el partido parecía todo controlado, pero la posibilidad de que la cosa se torciera estaba ahí. Entonces entró la defensa para darle al ataque la seguridad de que el trabajo estaba hecho. En una de las series ofensivas de los cántabros, la defensa y sobre todo la línea defensiva les echó en cada jugada para atrás, y en el tercer down consiguieron el deseado safety, que era clave en ese momento, por lo siguiente: Coyotes conseguía ponerse 9 puntos por delante con menos de 2 minutos en el reloj, por lo tanto en el peor de los casos Bisons conseguiría en la próxima serie ofensiva 8 puntos con el touchdown más la conversión de 2, y luego poniendo la rodilla se certificaría la victoria con 1 punto de ventaja. Eso era indigno para una final, así sería todo mucho más épico.

Primero, Bisons consiguió anotar el touchdown previsto, mediante su tight end #85. Se jugaron la conversión de 2 estando a 3. Se la jugaron al pase y fue interceptado por el linebacker Ángel González y retornado hasta la end zone en una carrera épica, la cual todo el plantel de Coyotes acompañó corriendo por la banda y poniendo el 23-18 final. Todo lo que tuvo que hacer Adrián Meléndez fue poner la rodilla y desatar la locura en la localidad marinera.

Victoria épica en una final épica, en el cual se ejecutó por parte de todos a la perfección. El coaching staff liderado por Jesús Ruiz, los coordinadores Íñigo Aristegui en el ataque y Gorka González en la defensa, y el asistente Freddy De Los Ríos plantearon un gran gameplan y todos los jugadores ejecutaron a la perfección. La línea de ataque con el center Jon Cavia haciendo el partido de su vida (hasta el momento al menos), con el guardia Rodolfo Conde y el tight end Eriz Arriandiaga, Jagoba Lopez consiguiendo recepciones importantes y llegando a la end zone con el balón (1 touchdown y una intercepción anulada por los árbitros), la línea defensiva con Alberto Pita, Aitor Castresana y Miguel Ángel Fernández, Cristian Parra apoyando en la presión con blitzes muy buenos, entre otros méritos. Hubo algún jugador que por diversas razones no pudo jugar como Xabier Fernández y Mikel Gallego, y el veterano Óscar Val por su lesión.

Pero más que nunca es una victoria de todos, la directiva encabezada por el presidente Francisco Javier Eguia, con la ayuda de Xabier Uriarte y de Jesús Blanco, la Alcaldesa Aintzane Urkijo que asistió al partido e hizo la entrega de trofeos acompañado por el Concejal de Deportes Danel Bringas, los patrocinadores que han estado años y años con el equipo, y en definitiva al pueblo de Santurtzi.

El equipo senior tiene un pequeño descanso después de este éxito, pero el junior sigue con su liga, seguiremos informando.

GO COYOTES!! AUPA COYOTES!!